Translation is Customer Experience

El Armagedón I

El Armagedón I


Estamos tan impregnados de ese discurso apocalíptico de “esta innovación va a matar a la anterior”, o “esto va a ser el fin” que no nos damos cuenta de que, en realidad, lo que se produce con cada innovación es el inicio de un proceso de sinergia, convergencia e integración de lo viejo y lo nuevo.

Es más, si retrocedemos en el tiempo y analizamos, pongamos por caso, la literatura oral, o la literatura escrita hasta la invención de la imprenta, observamos que esta disolución de la figura del autor dentro de la comunidad, de la que hablábamos en el post anterior, no es ninguna invención postmoderna. Esta tradición literaria no es la creación de un único autor sino de muchos autores a través del tiempo y del espacio que han transmitido, reproducido, remezclado, creado y recreado la obra que había llegado hasta ellos.

Más recientemente, se pensó que el cine sepultaría a la fotografía o que la televisión supondría el fin de aquél. Ahora es Internet el que aparece como amenaza para la televisión. Sin embargo vemos que todos estos medios, todas estas diferentes interfaces y modos de navegación, conviven y se retroalimentan unos de otros, dentro de su propio orden caótico.

En este sentido y dentro del contexto de crisis analógica que vivimos nos gustaría
hacer referencia a una serie de artículos que Lluis Bassets ha publicado en su blog de El País sobre la crisis del periodismo y la prensa escrita bajo el título El blog de Mariano José de Larra . ¿Qué futuro les espera a los periódicos y revistas tal y como los hemos conocido hasta ahora ? ¿Van a desaparecer arrastrados por el tsunami de los nuevos
medios digitales? ¿Es el periodista una especie en extinción, una víctima del darwinismo mediático desplazada de su hábitat natural por el llamado “periodismo ciudadano”?

Este contexto de macro y micro crisis se asemeja sin duda a lo que la Teoría del Caos
define como “momento de bifurcación” o “puntos críticos”. Al ser sistemas caóticos, faltos de control y flexibles, las crisis se pueden percibir como grandes amenazas – el Armagedón- o como momentos de oportunidades, es decir, contextos de máxima complejidad, creatividad e innovación.

Lo que sí parece cada vez más evidente es que el futuro es digital, lo cual no quiere decir que lo analógico vaya a sucumbir pero sí se hace necesario y urgente que abra un proceso de reinvención y adaptación a la nueva realidad.

Leave a Reply